leer

¿Cuáles son los ejes de una buena gestión de negocio?

By Wally POS
¿Cuáles son los ejes de una buena gestión de negocio?
La diferencia entre emprender y tener un negocio exitoso está en siete ejes que van desde el estudio de mercado hasta la automatización de procesos. ¿Cumples con todos?

 

Vivir en el Perú, el país con mayor espíritu emprendedor en América Latina –de acuerdo a un estudio del Global Entrepreneurship Monitor y ESAN–, donde uno de cada cuatro peruanos mayores de edad está involucrado en la puesta en marcha de un negocio o es dueño de uno con menos de tres años y medio de funcionamiento, exige tener un conocimiento más amplio sobre cómo gestionar un negocio.

Sobre todo porque, cuando este entusiasmo se lleva a la práctica, todavía hay mucho trecho por recorrer: solo tres de cada diez negocios son exitosos en el país, según comentó al diario Gestión el economista Yang Chang, docente del programa de especialización en Finanzas de la Universidad de Piura.

Por su parte, Juan Carlos Matthews, exviceministro de Mype e Industria, da luces sobre por qué ocurre esa brecha: “Una cosa es tener la capacidad para emprender y otra es saber desarrollar los emprendimientos de manera profesional”. Si esa es la diferencia, es necesario comenzar a tomar consciencia.

En ese sentido, un paso importante para profesionalizar el ímpetu emprendedor y llegar a concretar con éxito las iniciativas es tomar en cuenta los principales ejes de una buena gestión del negocio.

Eje 1: Explorar el entorno del negocio

Un consigna inicial: un negocio no debe empezar ni mantenerse a ciegas. Tomar en cuenta el mercado y la competencia es de vital importancia para ejecutar cualquier estrategia de negocio. El objetivo es encontrar la oportunidad en un entorno donde todo parece creado.

Esta es una de las lecciones de Panorama Hogar, una tienda peruana especializada en artículos de decoración. Sus dueños, antes de crear la marca, mientras revendían productos nacionales en una galería del Mercado Central, se percataron de que no había mucha oferta en decoración. Y, entonces, decidieron concretar su idea de negocio, sobre la base del estudio de la demanda insatisfecha en el rubro.

Arqueros Perú también es fruto de un nicho desatendido en el mercado: si bien existían diferentes marcas de ropas deportivas, no había una especializada en indumentaria para arqueros de fútbol. Christian Torres, su gerente general, cuenta que dedicaron sus esfuerzos a construir una imagen y lograr que el público la identifique. Hoy le venden al público en general y a las escuelas de fútbol del país.

Eje 2: Evolución del producto y servicio

El estudio inicial del mercado es imprescindible, sobre todo porque hace que todo negocio parta de una idea que, en principio, resulta innovadora. Pero ¡cuidado!: aferrarse a la idea inicial puede significar un error, pues impedirá que el producto o servicio se transforme y evolucione a una etapa de mayor calidad y eficiencia en el mercado.

“Cuando te enamoras tanto de una idea es posible que no te des cuenta de los errores o las áreas de oportunidad que esta pueda tener”, escribió Juan del Cerro, experto en emprendimiento, en el portal de la revista americana Entrepreneur.

Los mejores ejemplos son los casos de éxito de los restaurantes peruanos. Cuando aún no era un chef reconocido, Gastón Acurio –junto con su esposa Astrid Gutsche– apostó por la cocina francesa. Ese era el concepto inicial de su restaurante Astrid & Gastón, pero con el transcurrir del tiempo, y tras revalorar insumos y recetas nacionales, vino el cambio que lo llevaría a abanderar la gastronomía peruana.

Lo mismo ocurrió con el restaurante Central. En sus inicios, su chef Virgilio Martínez elaboró una carta que reflejaba sus experiencias internacionales. Pero luego de investigar sobre la gran variedad de insumos en las regiones del país presentó un menú de degustación basado en los pisos ecológicos del Perú, una propuesta que lo encumbró entre los diez mejores restaurantes del mundo.

Eje 3: El cliente es el centro de las decisiones

Hay que tomar consciencia de que la evolución de un negocio tiene su razón de ser en los clientes. Sobre todo en este contexto de nuevas tecnologías digitales, en el que ellos buscan atenciones personalizadas y vivir experiencias exclusivas, con soluciones que le alivien toda incomodidad. Además, son clientes empoderados con plataformas digitales a su servicio, como las redes sociales, donde se expresan libremente.

“El cliente es el que te va a decir qué quiere, cómo quiere el producto o servicio, y cuánto estaría dispuesto a pagar. No se trata de vender lo que produzco, sino de identificar lo que desea el público”, sostiene el exviceministro Juan Carlos Matthews, quien también es Director General de la Escuela de Postgrado de la Universidad San Ignacio de Loyola.

Alonso Ferreyro, dueño de la joyería Adfly, tuvo claro este enfoque. Al principio, su empresa se dedicaba a vender los saldos de otras compañías. Eso suponía limitaciones en cuanto a stock y diseño de joyas, y pronto sus clientes se lo hicieron notar. Entonces, se arriesgó a elaborar sus propios productos y diseños. Como resultado, sus ventas se incrementaron y para administrar mejor sus ganancias, y automatizar el negocio, decidió adquirir el sistema de punto de venta Wally POS.

Eje 4: Capacitación para perfeccionar el negocio

Otro de las aspectos esenciales para alcanzar el éxito es la capacitación. Tanto el dueño del negocio como sus colaboradores tienen que estar preparados para cumplir con los objetivos inmediatos y estar a la altura de los desafíos futuros. Para Juan Carlos Matthews, esta es la mayor deuda entre los emprendedores peruanos.

La creadora de Lana Bang, Ysabel Yauri, ha contado que para lograr que su marca de zapatos sea exitosa tuvo que capacitarse y aprender todo el proceso de fabricación, desde la compra de insumos hasta el control de calidad. Incluso, decidió estudiar diseño de zapatos en la prestigiosa escuela Chio Lecca.

Miguel Castillo, dueño de la pollería Las Canastas, siguió el mismo camino. El éxito de su negocio, según ha declarado a la prensa, tiene como principal eje la capacitación constante. De esta manera, ha llegado a estandarizar su producto, además de mejorar el servicio y aprender a manejar herramientas de gestión.

Eje 5: Dar espacio especial a la innovación

Un paso más complejo es apostar por la innovación. Un negocio, así esté en una etapa inicial o de consolidación, siempre necesitará inyectar nuevas ideas y mejoras continuas para mantenerse a la vanguardia en el mercado. En asuntos de negocios, solazarse en la zona de confort puede llegar a ser muy riesgoso.

King Kroughnuts tiene el tema hasta como slogan: “¡Nuestra pasión es la gastronomía y nuestro lema es la innovación!”. No solo trajo un producto novedoso al Perú –el kroughnuts, una combinación de un croissant y una dona–, sino que crea constantemente nuevos sabores. Nunca es lo mismo ir a comer a sus locales: siempre hay productos que rompen esquemas con los cuales sorprenderse.

Para el reconocido diseñador Jorge Luis Salinas, dueño de la marca de ropa Emporium, innovar lo hace diferente en un rubro donde las tendencias marcan la pauta. Para no quedarse atrás, viaja constantemente a diferentes partes del mundo con el fin de participar en destacadas pasarelas donde, además de darle exposición a sus prendas, observa los llamados "últimos gritos de la moda" para considerarlos, a su manera, en sus propias creaciones.

Eje 6: El valor del compromiso social y ambiental

Tampoco se trata solamente de obtener ganancias. Un negocio tiene un impacto en su entorno y, como tal, puede tomar un rol activo en el desarrollo sostenible de la sociedad. Sobre esa premisa nacen cada vez más emprendimientos. En este sentido, las llamadas ‘Empresas B’ empiezan a cobrar notoriedad. Se demonina así a aquellas compañías que demuestran un balance entre rentabilidad y beneficio social y ambiental.

El Perú congrega a más de veinte compañías con esta certificación, aunque a nivel regional no supera a países como Argentina y Chile, donde hay 65 y más de 180, respectivamente. Sin embargo, su presencia en el mercado peruano se ha incrementado en los últimos años.

Una de ellas es Höség, una marca de ropa outdoor que ayuda a niños de las zonas altoandinas, donde el frío hace estragos en muchas familias. Por cada casaca que vende, la empresa entrega una casaca a un niño y, por otros productos, siembra un árbol. Hasta el momento, más de 4,000 menores se han visto beneficiados.

Eje 7: La administración de tu negocio

Nada de lo anterior es posible sin una adecuada administración del negocio. Más aún cuando la dinámica de las ventas reclama automatizar los procesos. Hoy en día no es un lujo recurrir a algún software para simplificar el trabajo administrativo, sino todo lo contrario: es una necesidad. Y, mejor todavía, el acceso está al alcance.

Wally POS está pensado para cubrir esas necesidades, razón por la que se ha convertido en el principal apoyo de pequeños y medianos negocios. Es un sistema intuitivo y accesible, que permite al usuario procesar un mayor número de ventas, controlar el stock de productos en tiempo real, cumplir con los impuestos automáticamente y administrar online el negocio desde un smartphone, entre otras acciones que ayudan a mejorar la eficiencia en el manejo del negocio.

Está claro que el Perú es uno de los países con mayor cantidad de emprendimientos. Pero aún existe un largo camino por recorrer y sostener. Sacar adelante un negocio requiere de empeño, sacrificio y pasión, características que comparten los emprendedores. Pero otro nivel se alcanzará en el mercado si se concrentan estos ejes de una buena gestión de negocio.

 

Tags: nota, gestion, Mejora de procesos, Exitoso

¿Quieres saber más?

Suscríbete a nuestro newsletter

img_tabet_welcome2