leer

Consejos para calcular las ganancias de tu negocio

By Wally POS
Consejos para calcular las ganancias de tu negocio

Aplica estas 15 sugerencias y no fallarás a la hora de sincerar tus ganancias. Así tomarás las mejores decisiones para que tu negocio continúe creciendo.

Las ganancias de una empresa equivalen al dinero que se obtiene cuando al total de las ventas de productos o servicios se le restan los costos de producirlos y ofertarlos, incluido los impuestos. Son llamadas también ganancias netas, las cuales son generadas durante un periodo contable preestablecido. Estamos hablando de uno de los elementos más importantes para el mundo empresarial, puesto que, en condiciones normales, mientras más ganancias tengas, tu operación estará mejor: podrás reinvertirlas, distribuirlas entre tus socios o, si eres el único dueño del negocio, destinarlas a tu ahorro personal.

Otro concepto clave para tu negocio es el margen de ganancia neta, un indicador fundamental que se calcula al dividir las ganancias netas entre el total de ventas, y luego de multiplicar ese resultado por 100 para obtener un porcentaje. Por ejemplo, si tus ventas ascienden a S/ 500 soles y los costos totales suman S/ 300, la ganancia neta es S/ 200. Al dividir esa diferencia entre las ventas y convertirlas en porcentaje, obtienes un margen de ganancia neta de 40%, que es la rentabilidad de tu negocio.

Ambas cifras son un síntoma de la salud de una empresa y los principales indicadores que contribuyen a tomar las mejores decisiones para el negocio. Saber calcularlas con exactitud resulta fundamental, sobre todo para los pequeños negocios, pues permiten evaluar su situación financiera y continuar creciendo. Asimismo, serán una ayuda inestimable a la hora de fijar el precio de los bienes y servicios, los sueldos de los empleados y muchos otros factores más. Para hacerlo, te brindamos las siguientes recomendaciones:

  1. Establece un período de tiempo fijo sobre el que realizar tus cálculos. Puede ser mensual, anual, trimestral o el que estimes más adecuado. Una vez que lo decidas, cíñete a él, pues te servirá para llevar en orden tu contabilidad.
  1. Suma con exactitud todo el dinero que ingresó en tu empresa durante este período de tiempo. Estos ingresos pueden resultar de vender bienes, ofrecer servicios, ganar intereses bancarios, entre otras transacciones. Cuando hagas este cálculo recuerda que deberás restar el dinero que volvió a manos de tus clientes por quejas y devoluciones.
  1. Es importante que tengas en cuenta que los ingresos no siempre miden el dinero que gana tu empresa durante un período de tiempo. Muchas veces esta cifra se ve rectificada por variables como la depreciación monetaria y las amortizaciones que tienes pendientes. Para saber con precisión cuánto dinero es generado por tu empresa tienes que mantener un estado de flujo de efectivo; es decir, de los cobros y pagos.
  1. A continuación, calcula los gastos de la empresa para el período de tiempo fijado. Estos equivalen a todo el dinero que el negocio desembolsó durante el período contable, por operaciones diversas en momentos diferentes. En ellos puede estar incluido el alquiler del local, el costo de las facturas telefónicas y de la luz, los sueldos de tus empleados, entre otros rubros.
  1. No omitas ningún dato. En un artículo para ESAN, el economista Nassir Sapag Chain —Director del Centro de Desarrollo del Emprendimiento de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián y Prorrector de la Universidad de Chile— emplea el ejemplo de una empresa de bombones rellenos de coco. Si vendemos 3,600 bombones mensuales a un precio de 0,50 céntimos cada uno y el costo unitario es de 0,15 céntimos, tendremos un margen a favor de 1,260 soles. De este deberemos restar costos como el préstamo financiero para implementar el emprendimiento, el desgaste de los utensilios, los sueldos, los impuestos. Cuando hagas el cálculo, incluye hasta esos gastos que puedan parecerte modestos o insignificantes, como la impresión de tarjetas de presentación, la gasolina del auto, los pasajes de autobús o taxi y las llamadas de larga distancia.
  1. Como recuerda Charles Rotblund, vicepresidente de la Asociación Americana de Inversionistas Individuales y frecuente colaborador de la revista Forbes, debes tener en cuenta que mantener una contabilidad precisa puede parecer trabajoso, pero pronto verás que resultará muy sencillo y de suma utilidad. Gracias a ella, podrás identificar tendencias, estar al día en el negocio y saber si conviene mantener tus gastos estables o cambiar algunos.
  1. Además de ser exacto, corresponde que el seguimiento de las finanzas de tu negocio sea constante. Así estarás al día del balance de ingresos y egresos, y calcularás con mayor precisión las ganancias que genera tu empresa.

El sistema de punto de venta simple e intuitivo. Reserva una demo

  1. Presta atención a tus ganancias y márgenes. Aumentar los ingresos supone mucho esfuerzo, pero serán tus ganancias las que cuenten la historia completa de tu negocio, pues, como dice Rotblund, pueden ser influenciadas por los cambios del mercado o por el aumento de tus costos.
  1. No te compares. La única empresa que tiene toda la información que necesitas es la tuya. Esto no quiere decir que te mantengas desinformado o evites mirar a tu competencia. Pero lo ideal es que pases a cotejar tu negocio con el resto del mercado e incrementes tus ganancias una vez que tengas las cuentas claras.
  1. Recuerda que las ganancias varían de negocio en negocio. Por eso, la medida más exacta de tu éxito es el margen de ganancia neta (ver inicio), que expresa tu rentabilidad en términos porcentuales, sin considerar si tu empresa es grande o pequeña.
  1. Tus ganancias pueden presentar un valor negativo. Cuando esto ocurre, lo correcto es decir que tu empresa tuvo una ganancia negativa o una pérdida neta. Esta es una situación que, como es lógico, ningún negocio desea, pero que tampoco resulta inusual. Por ejemplo, suele ocurrir cuando el emprendimiento recién empieza o cuando incurre en gastos extraordinarios, como la compra de un nuevo local o la expansión del que se tiene. Para resolver este impasse, es posible que tengas que solicitar un préstamo, un aporte de capital, revisar tus procesos o ajustar tus gastos.
  1. Una ganancia negativa no necesariamente indicará que tu empresa se encuentra en problemas. Debes comprender que pueden servirte como un indicador de aquello que no marcha bien, como, por ejemplo, los precios de los productos, un pobre servicio a los clientes, un inadecuado manejo de los gastos. Préstale atención a las ganancias negativas para buscar aquello que viene funcionando mal y corregirlo de inmediato, ajustando el precio de los bienes o servicios que ofreces, el sueldo de tus empleados, tus inversiones en publicidad, o reformando aquello que puedas perfeccionar, como la decoración de tu local, el trato de tus empleados o la misma calidad de tus productos o servicios.
  1. Como recuerda el propio Nassir Sapag Chain, si inicias una microempresa te conviene prestar especial atención al capital de trabajo. Recuerda este ejemplo: «Un vendedor de periódicos, para comprar primero los periódicos que desea vender, requiere de dinero. Si el costo de los periódicos fuese de US$ 300 al día y venderlos le reporta US$ 400, cada día habrá ganado US$ 100. Esto, que es un buen negocio, solo se logra si tiene los US$ 300 para comprarlos antes de poder venderlos. Este capital, ínfimo comparado con lo que se debe gastar en comprar el kiosco y obtener los permisos, entre otros, es quien sustenta el negocio».
  1. Si tu empresa funciona en casa, asegúrate de mantener separados los gastos del negocio y los del hogar. Este consejo se aplica sobre todo a aquellos servicios que pueden confundirse o ser compartidos, como el teléfono fijo, el celular, el Internet, el agua; así como los costos relacionados a la impresión y la oficina, al personal de limpieza y mantenimiento, a los gastos de transporte, entre otros.
  1. Para facilitar el cálculo de tus ganancias, puedes adquirir un Sistema de Punto de Venta como Wally. Este simplificará tus procesos contables, pues automáticamente tabulará tus ingresos y egresos, calculará tus impuestos e, incluso, los reportará a la SUNAT en tiempo real, evitando los costos adicionales del infaltable error humano. Además, te brinda reportes de todas las transacciones y te permite descargar el estado financiero de tu negocio en los formatos más usados por los contadores para la rendición de impuestos.

Si aplicas estas recomendaciones tendrás una contabilidad ordenada y sabrás con precisión cuántas ganancias genera tu empresa. Solo de esta manera determinarás si tu negocio es económicamente saludable y rentable, y tienes una gestión adecuada; o, de lo contrario, si tus ganancias son escasas o negativas, y necesitas implementar algunos correctivos. ¡Mucha suerte!

Tags: nota, Mejora de procesos, negocio, contabilidad

¿Quieres saber más?

Suscríbete a nuestro newsletter

img_tabet_welcome2